Publication:

Lideres - 2021-10-11

Data:

Una opción para ahorrar es el control de los gastos ‘hormiga’

ESTRATEGIAS

ECO. WILSON ARAQUE J. (O) Especial para Revista LÍDERES

Permanentemente se tiende a plantear que las personas y las familias deben desarrollarestrategias que, basadas en cambios comporta mentales, contribuyan a mejorar la capacidad de ahorro dirigido, en el futuro, a realizar inversiones y/o solventar emergencias de distinto tipo. Ahora, la pregunta que siempre surge es: ¿Cómo lograr el aumento del ahorro familiar?, siendo, una de las respuestas principales, el trabajo que se haga en la identificación de los denominados “gastos hormiga”. Estos como su nombre lo indica, son tan pequeños que parecerían inofensivos al estado situacional de la economía familiar, pero que, al presentarlos de forma acumulada -más aún acumulados de manera anual-, se puede ver su real dimensión en términos del dinero que significaría si, en lo posible, se los disminuye y/o se los evita de forma total. Esta metáfora de la “hormiga” tiene, también, relación con la metáfora del “barco que se hunde” debido a la presencia de agujeros que, a pesar de ser extremadamente pequeños -incluso imperceptibles alojo de las personas-,terminan llenando, segundo a segundo, de agua a la nave hasta llevarla al fondo del mar y, así, destruyéndose. Lo mismo puede suceder con el bolsillo del dinero familiar, cuando erogac iones, incluso in necesarias, van inflando los gastos que, con medidas preventivas, más bien podrían ser fuente de ahorro financiero, siempre y cuando el consumidor, primero tome conciencia e identifique a los gastos hormiga, para, luego, definir estrategia s que los elimine olosr eduzca deforma definitiva. Entre algunos ejemplos de gastos hormigas se tiene a los siguientes: comodidad enl amovilidad que podría ser sustituida por un servicio más barato. Además, golosinas diarias que, por su demanda continua, más bien pueden terminar afectando a la salud humana; malos hábitos de consumo de ciertos productos como cigarrillos o la ingesta compulsiva y continua de bebidas azucaradas tipo gaseosas o jugos artificiales. También, está la mala costumbre de dejar electrodomésticos encendidos; la desatención de pequeñas fugas de agua en la casa; la sobrecapacidad contratada de servicios de telefonía móvil, televisión por cable y/o internet. Así, sucesivamente, se puede seguir haciendo este ejercicio que le ayude a identificar y seguir aumentando la lista de gastos hormigas que, si son combatidos, al final del año -con un cambio de actitud y acción proactiva-, va a ver un ahorro de dinero que no lo pensaba obtener. También, ciertos gastos hormigas, están relacionados a la influencia que pueden hacer, a la toma de decisiones de consumo de ciertos productos innecesarios, los pedidos de los más pequeños de la casa; sobretodo, cuando esas peticiones se vuelven continuas. Y, claro, sumadas van representando esas salidas de dinero que parecen pequeñitas, pero que, acumuladas al año, se pueden volver representativas. Finalmente, ahora que el precio de los combustibles se ha vuelto variable, los centavos de diferencia-que parecerían solo centavos- multiplicados por el número de galones y la frecuencia de uso, al final del año, sumados todos los centavos ahorrados -gracias a la búsqueda de información del galón más barato- pueden representar una cantidad nada despreciable. Haga la prueba.

Images:

© PressReader. All rights reserved.